cuarto-bano

En más de una ocasión nos habremos planteado la necesidad de reformar y redecorar nuestro aseo pero, quizás, nunca hemos encontrado el momento idóneo. ¿Qué extraño, verdad? que a una de las partes de la casa que más usamos a diario no le prestemos la atención y el protagonismo que se merece.

Quizás la razón se encuentre en el hecho de suponer que la reforma de un baño es un proceso laborioso que muchos no saben por dónde empezar. Pero bien sea por el tiempo que requiere o por las dificultades que encontremos, renovar nuestro aseo no es una misión imposible y hoy os daré las claves de interiorismo que os harán disfrutar de este proyecto de principio a fin: proyectar una nueva zona de aguas y actualizar vuestro baño para transformarlo en una estancia de la casa de la que os sentiréis orgullosos.

Vamos a analizar las claves necesarias para modificar nuestro aseo y convertirlo en un espacio de diseño elegante, cómodo y adecuado a nuestro ritmo de vida.

El primer paso a tener en cuenta es estudiar, con sumo cuidado, cada rincón y situar todos los elementos necesarios para vuestro ‘baño perfecto’: un buen lavabo, una ducha nueva….

Si no disponéis de mucho espacio tampoco os llevéis las manos a la cabeza. Aunque es un obstáculo, éste tampoco es un problema insalvable en un proyecto de interiorismo y decoración. Es cierto que, a más espacio, más posibilidades de poder independizar distintas zonas del baño como la del inodoro, algo muy cómodo si compartimos el baño con alguien.

El lavabo y sus medidas

Aseo con amplio lavabo

La primera regla de oro a la hora de seleccionar un lavabo de diseño para la actualización de nuestro aseo es que éste tenga un seno amplio. Las dimensiones más adecuadas y que siempre ofrecen un resultado óptimo son de una anchura que ronde los 45-50 centímetros. De este modo nos ofrecerá múltiples servicios.

Sea cual sea el largo de la bancada del baño es conveniente que le demos una profundidad de 52 centímetros: una medida suficiente para disponer de más sitio hasta en los baños más justos de espacio.

Materiales: atrévete con la madera

No hay que tener miedo a utilizar la madera en el baño. Bien tratada y de calidad es un material que puede soportar muy bien el trajín diario de nuestro baño y, además, nos ayuda a crear interiorismos con un toque cálido que conquista.

Aseo con mobiliario en madera

En nuestro Estudio de Interiorismo solemos elegir madera de iroko o de teka para las zonas húmedas aunque en el mercado podéis encontrar infinidad de maderas con similares características que mantendrán a raya la humedad además de resistir el paso del tiempo de forma óptima.

La medida justa de tu ducha perfecta

Las dimensiones de la ducha –es decir, sobre todo que sea amplia o, al menos, que no debáis hacer malabares a la hora de ducharos- es otro punto a tener en cuenta cuando reformamos la zona de aguas de nuestra casa. Aunque éste es un aspecto en el que tampoco debemos pecar en exceso porque, una ducha con un diseño excesivamente grande creará un ambiente frío e impersonal que nos recordará a las duchas de los gimnasios.

En los múltiples proyectos de interiorismo y decoración que hemos llevado a cabo en el Estudio hemos comprobado que las medidas ideales para una ducha sencilla oscilan entre los 140-160. Sin embargo, si queréis instalar una ducha de diseño doble para compartir, hay alternativas interesantes que os explicaré más adelante en otro artículo dedicado a duchas exclusivas y diferentes.

Iluminación cenital: crea ambientes de cine

Aseo con iluminación cenital

Cuando reformamos nuestro aseo hay que tener en cuenta que tan sólo nos hacen falta dos puntos de luz que no debemos olvidar: uno que iluminará la zona del espejo y otro en el techo del baño para dar ambiente.

La iluminación del espejo ha de ser cenital o lateral para iluminar correctamente y poder vernos sin problemas a la hora de maquillarnos o afeitarnos.

El resto de luces del baño será, sobre todo, cálida. En este punto podéis elegir de un montón de tipos, formas y diseños que se adapten a vuestro gusto. Una elección interesante son los bañadores empotrados en la pared que, gestionados con sensores, son muy útiles cuando nos levantamos en mitad de la noche.

Grifería de calidad, una apuesta segura

Una de las mejores inversiones que podemos hacer en al proyectar un nuevo baño en nuestro hogar es apostar por un grifo de calidad. Éste es un broche que adquiere notable importancia en la decoración de nuestro aseo que -bien elegido- nos garantiza un buen funcionamiento de por vida.

Hoy en día, podemos encontrar una amplia gama de griferías en el mercado de diferentes marcas y precios. Recordad que, si a la hora de elegir grifo sólo tenéis en cuenta el aspecto económico puede que, en un corto espacio de tiempo, os acabéis arrepintiendo: el grifo es utilizado a diario y la calidad del agua –sobre todo, la cantidad de cal de la misma- puede dañar sus piezas rápidamente.

Mi consejo es que apostéis por grifería de calidad y diseño cuando reforméis vuestro aseo: un buen grifo de diseño –tanto para la ducha o el lavabo- es la guinda del pastel. Un toque final que adornará como lo hacen las joyas vuestro nuevo baño.

Espero que estas sencillas claves os ayuden a la hora de actualizar la zona de aguas de vuestro hogar. Próximamente analizaremos de qué forma podemos darle más calidez a nuestro baño con un buen diseño de la iluminación artificial correcta. Bien proyectado, todo es posible en nuestro hogar!!!

Laura Yerpes | Estudio de Interiorismo

Imágenes via Pinterest