Con la vista puesta ya en la llegada del buen tiempo y la primavera, no está de más que echemos un ojo a los colores que serán referencia y tendencia en esta primavera de 2015.

Para ello, el mejor ejemplo es el top 10 seleccionado por Pantone, y para este año en su ranking de recomendaciones para la decoración de interiores predominan los pasteles suaves y frescos con algunos toques en colores vivos.

El tono base de esta paleta es el Marsala, elegido color del año. Una tonalidad atrevida que debe su nombre a la región siciliana famosa por su tierra y sus vinos. Marsala irradia calidez, riqueza de tonos, elegancia y buen gusto. Se trata de un marrón rojizo sofisticado, muy adecuado en el uso de textiles en el diseño de interiores.

Al margen del color elegido como número uno, el tono más abundante en esta nueva paleta es el azul, cuya variación en saturación y luminosidad definen los tres colores de la misma: Aquamarine, Scuba blue y Classic blue.

El Aquamarine es un azul airoso que transmite una gran sensación de calma, por lo que es recomendable su empleo en estancias pensadas para el relax y descanso.

El azul Scuba blue es un color que irradia vida y alegría. Sus vivos matices evocan el mar tropical, con un gran poder evocador de frescura.

El último de los azules es el Classic blue, un tono mucho más tradicional que transmite armonía y calma. Es un color base dentro del círculo cromático en todos los niveles del diseño, adecuado para cualquier estancia y con el que siempre se acierta.

El siguiente es un tono que rara vez marca tendencia, pero en este año 2015 resucita para inundar los hogares más exigentes. Se trata de Lucite Green, un turquesa pastel, fresco y luminoso, ideal para fijar la atención en detalles concretos y dar una nota de originalidad.

 

El tono Toasted almond es un beige arena muy suave, fresco, versátil y equilibrado. Es, probablemente, el tono más atemporal de la paleta. Un clásico imperecedero muy apropiado para cualquier elemento decorativo, desde los revestimientos hasta los tejidos o incluso en las pantallas para iluminación.

El color Custard es un amarillo suave y cálido que crea ambientes agradables, apacibles y acogedores. Imprescindible para no apagar la luz de las estancias, muy versátil y fácil de combinar con otros tonos.

El Glacier gray es un gris neutro y discreto, un complemento perfecto para ceder el protagonismo a otros colores. Es muy versátil y combina a la perfección con los tonos de la paleta.

En contraposición a este, el Tangerine es un color muy equilibrado, con una gran impacto energizante pero sin llegar a saturar. Combina de maravilla con el Glaciar grey, creando un fuerte contraste que consigue que la estancia adquiera personalidad propia.

El tono Strawberry ice cierra la paleta de los tonos elegidos para este año. Se trata de un tono que combina estupendamente la frescura de los colores más vivos con la calidez de la gama pastel. Un tono con un gran poder reflectante ideal para los salones más originales y distinguidos.

El top 10 de Pantone para 2015 es una paleta capaz de inundar las estancias de luz y color, a través de una magnífica combinación de tonos atrevidos y neutros. Una guía perfecta para tener nuestros hogares a la vanguardia de las tendencias. Y ya sabéis que cambiando pintura, telas o complementos podemos dar un cambio radical en las estancias más anodinas… ¿os atrevéis? ¿queréis que planifiquemos un cambio radical en vuestro hogar?

Laura Yerpes | Diseño de Interiores

Imágenes  Pinterest y Pantone.