¿Quién dijo que el amarillo limón no es una opción en un proyecto de interiorismo? Es cierto que no estamos acostumbrados a verlo pero éste es uno de los colores que más vitalidad y energía aportan a una estancia: es una tonalidad viva y llena de luz que crea ambientes alegres a la vez que potencia la amplitud de un espacio.

Pero decorar con amarillo es eso y mucho más: ideal para cambiar radicalmente un ambiente estimula la inteligencia, activa la creatividad y la lucidez.

En Laura Yerpes Estudio de Interiorismo ya sabíamos del gran potencial del amarillo limón en la decoración de interiores. Por eso no dudamos en utilizarlo en la cocina de nuestro proyecto de vivienda ático de Valterna. Las atemporales sillas Plastic –de Charles & Ray Eames para la firma Vitra- con un ácido tono citronado aportan un toque distintivo difícil de superar.

decorar con amarillo

A nosotros nos gusta combinarlo con diseños en tonos blancos porque aporta frescura y calidez al mismo tiempo. Conjugar el amarillo limón con grises también es una propuesta interesante ya que, de este modo, se resta seriedad y uniformidad a la gama de tonos plomizos.

El amarillo es un color vibrante –no en vano es el color del Sol- que simboliza la juventud, la felicidad y el optimismo. Sin embargo, cuando empleamos este tono en la decoración de casas debemos hacerlo en su justa medida ya que, si se usa en exceso, puede llegar a saturar y provocar un efecto contrario del deseado. El punto justo de intensidad nos permitirá conseguir un ambiente armonioso y equilibrado a la vez que moderno.

En el mundo de la decoración hay apuestas que, por arriesgadas que parezcan, suponen todo un acierto, como la combinación con el blanco del salón-comedor de la imagen anterior.

La exquisitez con la que se emplea el amarillo en algunas piezas del mobiliario aporta puntos de luz y color que ofrecen una imagen fresca y moderna. Aplicarlo en pequeñas dosis mediante la decoración floral o los cuadros alejan el ambiente de la neutralidad y pureza del blanco y lo llenan de vida. Pequeñas notas de color que impregnan de carácter a un salón que no pasa desapercibido.

decorar con amarillo

 

La aplicación de sutiles y estratégicos toques de amarillo limón consigue cambiar un espacio de forma radical. Así pues, la combinación de éste con un color neutro y actual, como es el gris, modifica por completo el estilo frío, serio y apagado de las tonalidades plomizas.

El uso de nuestro color estrella en los tejidos de los muebles de diseño de las imágenes permite que la estancia se torne más vibrante al reflejarse la luz natural en ellos.

decorar con amarillo

Pero si lo que queremos es una apuesta en firme y darle el protagonismo que se merece los revestimientos son la respuesta idónea. Con ellos en colores limonados aumentamos su presencia e importancia.

Las pinturas nos permiten optar entre una amplia gama de tonalidades que da mucho juego cuando de interiorismo estamos hablando: desde el suave RAL 9001 hasta amarillos más apurados y brillantes como los de la imagen.

Los elementos cerámicos o los papeles decorativos nos conceden la posibilidad de conseguir interesantes texturas, volúmenes y distintos tonos de amarillo o dorado según la incidencia de la luz en ellos.

En suma, la dosis cítrica que queramos imprimir en el diseño de nuestro hogar puede ser todo un acierto que seguro cambiará por completo cualquier espacio. Nuestros ciclos vitales están supeditados a la luz del Sol, el amarillo es una nota predominante que rige nuestras vidas e incorporarlo a nuestros proyectos era sólo cuestión de tiempo.

Laura Yerpes | Diseño de Interiores

Imágenes encontradas en Pinterest