decorar-color

Decorar con color o utilizar diferentes gamas cromáticas en otros ámbitos –como la moda o la pintura, por ejemplo- es un divertido juego en el que hay muchas reglas escritas que marcan la pauta del buen o el mal diseño.

Sin embargo, como en todo, a veces las reglas están para saltárselas y abrir así nuevos caminos. La evolución en el interiorismo y el mundo de las artes creativas se ha basado en eso: un continuo cambio de lo establecido.

Todo vale si, con ello, conseguimos dar en el clavo y conseguir el efecto que estábamos buscando: nuevas formas, combinaciones, colores… Sin embargo, a veces, una selección mal escogida puede dar al traste con la mejor de las ideas: no importa lo buenos que sean los materiales o los estilos de los que beba nuestro diseño, si no está equilibrado, todo el trabajo se desvanece y no se sustenta.

Eso mismo ocurre también con la selección de colores  para la decoración de la que hoy me gustaría hablaros. Combinarlos mal o escoger tonos discordantes pueden provocar que nuestra casa se convierta en un tiovivo colorido y asfixiante que lejos está de esa imagen que teníamos en la cabeza.

La selección de los colores para el interiorismo de una casa es algo muy personal que depende de los gustos de cada uno, el estilo que quiera darle y las características propias de la vivienda (no es lo mismo poner colores fuertes a una casa con grandes ventanales y mucha luz natural que a otra que no cuenta con apenas puntos de luz). Es cierto que, a priori, hay muchos colores que nunca mezclaría con otros pero, después de ver el resultado, a veces conviene replantearse lo que una ya sabe de antemano, ver, investigar… y, en resumen, evolucionar.

Cuando os hablo de la necesidad que tenemos los interioristas de estar a la última y conocer las tendencias en interiorismo y decoración que va marcando el diseño ya no es tanto por el hecho de ofrecer lo más ‘cool’ o lo que está de moda en el mercado sino también por descubrir nuevos estilos y combinaciones (de color, por ejemplo) que previamente habíamos descartado.

A la hora de iniciar un proyecto de decoración de interiores, nosotros siempre hacemos un minucioso estudio de los pros y contras de cada uno de los elementos que lo compondrán: texturas, formas, materiales y color, por supuesto. Añadir un material nuevo supone un reto más en el proyecto que hay que valorar para conseguir sacarle el mejor de los partidos. Sin embargo, los retos son oportunidades de aprendizaje que nos permiten evolucionar a nosotros y a nuestros proyectos, ofreciendo así lo mejor para los clientes que confían en nuestro saber hacer.

Hoy vamos a ver esas ‘amistades peligrosas’ que acaban funcionando y dan un resultado de lo más atractivo, ¿me acompañáis?

+ Decorar con color: coral y dorado

En nuestro Estudio de Interiorismo hemos apostado por combinar colores decorativos de la gama de los marrones con corales, dorados y amarillos para uno de nuestros últimos diseños. Como véis, cuando se trata de diseñar y decorar un dormitorio como el de la imagen se ve mucho más claro sobre todo cuando comienzas a introducir el atrezo y te das cuenta de que puedes incluir mucho más color del que previamente ibas a utilizar.

A pesar de tener un diseño y selección cromática de interiores muy definida, con un estilo ecléctico, el uso de esta nueva gama de colores consigue crear un ambiente muy relajado.

+ Decorar con color: amarillo y azul

En un post anterior ya os comenté las posibilidades que el amarillo nos ofrecía a la hora de decorar nuestra casa. Parece que sea un color decorativo del que siempre huimos porque en ocasiones pude llegar a ser muy estridente o excesivamente intenso. Sin embargo, si seguís mis consejos y lo combináis con azul encontraréis la opción más rápida y sencilla para decorar vuestro hogar llenándolo de vida y energía.

Si cambiáis los textiles de vuestra vivienda –colchas, almohadones o alfombras- notaréis la diferencia. Apostad por el color en casa… no podréis resistiros.

+ Decorar con color: verde con marino

Esta es otra pareja cromática decorativa muy bien avenida, elegida para una decoración cuidada y bien ejecutada como podéis comprobar en las imágenes. Este colorido matrimonio se aplica en cuadros, espejos, incluso en esculturas creando un espacio limpio y moderno.

Si colocas pequeños detalles de color en las paredes enseguida notarás el cambio y su energía.

+ Decorar con color: gris y rojo

Esta última pareja es una de las que siempre me ha generado más dudas. Podría confesaros que casi en ninguna ocasión apoyaría su aplicación en el hogar. Sin embargo, tras investigar y ver los resultados en diferentes reportajes de diseño de interiores y decoración veo que encuentra su lugar.

Cuando la gama de grises se expande hasta el negro y combina materiales como el acero inox consigue un maridaje perfecto con los delicados toques de rojo en flores y tejidos. De este modo logra convencernos con elegancia y estilo.

Y para vosotros, ¿cuál es esa extraña pareja cromática para el interiorismo que más os ha sorprendido?

Laura Yerpes | Interiorismo Madrid y Valencia

decorar-color-verde decorar-color-turquesa decorar-color-azul decorar-color-coral decorar-color-verdeImágenes Pinterest