Que los cuadros en decoración han sido el accesorio decorativo más utilizado para embellecer y ‘vestir’ las paredes de nuestras casas no es nada nuevo. Sin embargo, en la actualidad, su uso ha vuelto a ponerse de moda ya que son muchas las opciones que nos ofrecen para que nuestra casa refleje su propio carácter y nuestros gustos.

Las ya clásicas pinturas enmarcadas con trabajadas y recargadas molduras son historia en interiorismo. Ahora se han visto reducidas a la mínima expresión y han sido sustituidas por marcos mínimos, sencillos y sin adornos que dejan que todo el protagonismo recaiga sobre el lienzo o la lámina enmarcada.

decorar con cuadros

Las tendencias en interiorismo apuestan, últimamente, por fotografías –en su mayoría en blanco y negro- con las que decorar espacios con un toque elegante y un estilo que nunca pasa de moda. No importa el tamaño, la temática o el color: lo importante para decorar con cuadros es saber colocarlos en el espacio adecuado y de la forma adecuada para que se convierta en un elemento decorativo más que complemente el estilo de la habitación en la que está colgada.

Figuras humanas, efectos digitales y abstractos, paisajes, objetos, edificios históricos o skylines más que reconocibles… Todas las imágenes se enmarcan y rodean con un passepartout –que separa la imagen del marco aislándola y destacándola- con el que se consigue centrar toda la atención en la lámina.

decorar con cuadros

En Laura Yerpes Estudio de Interiorismo sabemos que decorar con cuadros permite jugar con ellos y con la mirada que los acabará descubriendo. Un ejemplo es el que os muestro en la imagen de la derecha: es necesario un segundo más para darse cuenta de que este salón no está decorado con una gran lámpara sino por una lámina en la que está representada. El cuadro tienen una presencia tan imponente que no es necesario un marco.

En muchas ocasiones los cuadros son los encargados de aportar un punto de luz y color atrevido en nuestro hogar. Composiciones abstractas que juegan con la complementariedad y el contraste de los colores primarios y secundarios son una elección recurrente para salones modernos. Por otra parte, también podemos decorar con cuadros un salón con una imagen cuyo diseño y tonos combine a la perfección –sin destacar demasiado- con el conjunto creado por el mobiliario sin necesidad de tener todo el protagonismo como sucedía en el caso anterior.

decorar con cuadros

Si lo que queremos es decorar con cuadros nuestro dormitorio, colocarlos sobre la cama a modo de cabecero es una propuesta interesante y muy decorativa como la de la siguiente imagen.

decorar con cuadros

Se alinean varios cuadros de mismo tamaño y temática con un conjunto de láminas idénticas enmarcadas con el mismo marco y con el mismo passepartout. Como podéis comprobar el resultado es espectacular e idóneo para un dormitorio como el de la imagen.

decorar con cuadros

Una tendencia en decoración que ya ha sido vista en temporadas anteriores pero que no ha perdido auge es la de crear composiciones con varios cuadros como los de la imagen anterior. Una combinación simétrica y equilibrada con un conjunto de cuadros de mismo tamaño y forma nos permite crear rincones perfectos.

También es una opción ideal colocar los cuadros sobre una repisa o mueble, en lugar de colgarlos sobre la pared. De este modo, se pueden combinar con otros elementos decorativos como jarrones.

decorar con cuadros

A la hora de elegir cuadros y láminas para decorar nuestro hogar debemos tener en cuenta no sólo el estilo de la estancia sino también el protagonismo que queremos que tengan dentro de la misma.

Pero lo más importante, sin duda, para una elección tan personal, es que el cuadro sea una imagen que nos entusiasme ya que la contemplaremos todos los días.

Imágenes: Pinterest

Laura Yerpes | Estudio de Interiorismo