Decorar una casa con estilo y elegancia es tan importante como que el nuevo interiorismo de nuestro hogar guarde unas formas ordenadas y limpias. Si además el proyecto se inspira en ‘estilo ecológico’ –que tanto está de moda- la combinación es más que interesante.

Y es que, el orden y la sencillez son el leit-motiv de uno de nuestros últimos proyectos: la reforma de una vivienda de 100 m2 con un ambiente natural, fresco y acogedor que nos recibe nada más entrar en ella.

El perfecto estado de conservación y aspecto recomendaban mantener el suelo en la nueva decoración que planteábamos. Así que, respetando este componente inicial –con un color tostado suave muy característico-, optamos por elementos neutros para desarrollar el proyecto. Colores claros, tintes naturales, texturas cálidas y un ambiente luminoso… todo interactúa con la luz natural proveniente de las anchas ventanas.

En el hall de entrada llaman la atención dos piezas que adquieren protagonismo y, a su vez, buscan pasar desapercibidas integrándose en la decoración de este hogar. Estoy hablando de la estantería y el armario ropero con iluminación lineal que nos reciben nada más entrar a la vivienda.

Para despejar la entrada, incrementar la iluminación natural y producir una mayor sensación de amplitud y accesibilidad, optamos por tirar un tabique y una puerta que dificultaban el acceso al salón-comedor desde el hall. Con este sencillo gesto se integraba la entrada con el salón de una forma fluida y libre de obstáculos.

La estantería hecha a medida y diseñada por el Estudio –a juego con el mueble principal del salón- sirve tanto como elemento decorativo como separador de estancias y espacio de almacenamiento. Para el armario ropero escogimos un papel gris con el que revestimos las puertas abatibles de madera. Además se instaló un sistema de iluminación lineal que le da un toque futurista con un resultado espléndido.

+ Estilo ecofriendly para las zonas comunes

Para el salón hemos diseñado en el Estudio un mueble principal realizado en roble natural que combina el blanco con el color propio de la madera. En el caso de esta vivienda optamos por un estilo ecofriendly que tanto está de moda últimamente.

Y es que el respeto y cuidado de la naturaleza es una tendencia que está en alza. El estilo ecológico en decoración gusta y, además, ofrece unos resultados más que destacables: seleccionar materiales que cuidan de nuestro planeta y son sostenibles también resulta, a la larga, rentable para nuestro bolsillo. Imposible no apuntarse.

El toque ecofriendly del que os hablaba también se puede comprobar en las cortinas del salón –de lino natural- y en la pared empapelada del fondo del comedor con tonos tierra y motivos vegetales de cierta inspiración oriental.

La cocina, panelada y sin tiradores, ofrece un aspecto limpio y sobrio que combina perfectamente con la pared opuesta: una apuesta arriesgada y muy efectiva revestida en un papel vinílico verde/grisáceo que le cede todo el protagonismo a una pintura de los dueños.

En el caso de los baños se optó por muebles básicos y encimeras en corian muy fáciles de mantener y limpiar. El separador de la ducha, como veis, está revestido con material porcelánico que simula los colores de la piedra natural.

Es fácil sacarle el máximo partido a espacios pequeños si se apuesta por materiales de calidad y se mantiene una coherencia estilística en todo el proyecto decorativo. Por eso es tan importante contar con un profesional habituado a desarrollar proyectos de interiorismo todos los días: esta casa consiguió su carácter propio, moderno y natural que se inspira en el medio ambiente sin perder elegancia y estilo.

Laura Yerpes | Estudio de Interiorismo en Valencia

Fotografías de Germán Cabo

Estilo ecológico en decoración

Estilo ecológico en decoración

Estilo ecológico en decoración

Estilo ecológico en decoración

Estilo ecológico en decoración