Todo un clásico de la moda que, temporada tras temporada, siempre vuelve a nuestros armarios es el estampado de cuadros escoceses.

En el mundo de la pasarela este tipo de diseño ha sabido adaptarse a los tiempos y las nuevas tendencias: college, british o incluso grunge… los cuadros se amoldan a todos los estilos. Por eso no me resulta extraño que, desde hace unos años, los cuadros escoceses ‘salieran del armario’ para acomodarse en la decoración de nuestras casas.

Usados con mayor o menor intensidad en muebles, elementos decorativos o tejidos del hogar, los cuadros escoceses aportan a nuestros hogares un toque rústico y acogedor o un punto british y sofisticado que siempre está de moda y que, sobre todo, nos permiten dar calidez a nuestra casa en las estaciones más frías del año.

Sofa con detalles de cuadros escoceses

Ahora que estamos en otoño, seguro que muchos de vosotros ya habréis hecho un ‘cambio de armario’ y esto se puede aplicar también a la decoración de vuestro hogar: en este caso los cuadros escoceses son una opción más que interesante para transformar vuestra casa en un refugio con toques folk y cierto estilo country.

+ Adapta los cuadros a tu estilo

Aunque generalmente los cuadros suelen usarse con colores más ‘tradicionales’ –como son los rojos, verdes o azules- hoy en día el tartán ha sabido modernizase incluyendo en esta paleta cromática cualquier tono y combinación con el que adaptarse a todos los gustos como podéis observar.

Silla con estampado escoces

Su uso ya depende de cada uno: por lo general se suele utilizar, principalmente, en dormitorios y juegos de cama para conseguir ese aire sosegado y acogedor como los de las siguientes imágenes.

Dormitorios con cuadros escoceses

 

En el salón es habitual verlos en las tapicerías y cortinajes dando un toque señorial y elegante. Pero, como os digo, en la medida del cuadro, el color y la intensidad de su aplicación está la cuestión: debéis escoger la gama cromática y el tamaño de los cuadros que más vaya a vuestro hogar para conseguir el efecto deseado y no sobrecargar u oscurecer demasiado la casa. ¿Quién sabe? Los cuadros escoceses pueden saltar de la tapicería de un sofá restaurado a las paredes de un acogedor despacho o salón principal.
Salón con pared a cuadros escoceses

+ Cuadros de pasarela también en tu hogar

Los grandes de la moda también han querido dejar su sello personal en el mundo del interiorismo y los cuadros escoceses han sido la forma escogida para hacerlo: cada uno en su estilo, la siempre transgresora Vivienne Westwood o el estadounidense Ralph Lauren –la siguiente imagen es de su colección Ralph Lauren Home- han empleado el tartán en papel mural o tejidos hogareños con los que recrear la quinta esencia de un estilo británico y acogedor en el diseño de interiores.

Sofá a cuadros

Así que si ellos se animan, ¿por qué nosotros no lo vamos a hacer? Tan sólo debemos tener claro qué estilo queremos conseguir: clásico y elegante o moderno y cosmopolita. A nosotros nos encantan las butacas tapizadas con un buen y cálido tejido a cuadros: una combinación clásica que encaja a la perfección. Aunque también nos sorprende el resultado de paredes forradas o pintadas simulando cuadros escoceses: un total look con el que se consigue crear originales espacios con mucha personalidad. ¿Cuál sería el vuestro?

Diferentes ambientes con cuadros escoceses

Laura Yerpes | Estudio de Interiorismo

Imágenes via Pinterest