Tardes de relax: los mejores rincones de invierno para relajarnos.

Pese a este acelerado ritmo de vida al que estamos expuestos, donde el descanso se ha convertido casi en un lujo, siempre podemos encontrar un momento de desconexión y relax.

 Esos instantes para uno mismo, en los que apartar la mente del estrés y los problemas y reencontrarnos con nuestro lado más apacible y sereno. Y si esos momentos están bañados de rincones íntimos y agradables, son doblemente buenos.

La creación de un espacio propio para el relax no requiere de grandes inversiones ni costes: basta con pensar en los gustos personales y dar prioridad a la comodidad por encima de la estética, pero sin abandonar esta última.

La terraza de nuestra vivienda es un espacio ideal para dejarnos llevar. Elementos naturales como las plantas o el bambú combinan de maravilla con la cestería y el mimbre.

 

Los colores claros son la apuesta segura cuando se buscan espacios neutros y tranquilos.

Cuando buscamos acercarnos a la naturaleza a través de la calidez y la sencillez, la madera es nuestra mayor aliada. Es el material favorito para crear un ambiente acogedor, rural y campestre. El contraste total entre el frío cemento de las ciudades.

Y si pensamos en descanso, la mente se nos desvía automáticamente hacia la comodidad de nuestro sofá. Una pieza especial, única e intransferible. Existen tantas posibilidades como necesidades. La chaise-longue, además, es una alternativa que poco a poco se abre hueco en nuestros hogares.

Descanso y estilo. Relax y originalidad. El correr de las horas, los agobios y las prisas no son para siempre.

Laura Yerpes | Diseño de Interiores Valencia

Imágenes encontradas en Pinterest.